Inteligencia emocional

Inteligencia emocional en la empresa: 1 concepto, 5 competencias y 3 beneficios

13 de agosto de 2021 — Tiempo de lectura: 5 minutos

‘Inteligencia emocional’ es un concepto que día a día se hace más relevante dentro de las empresas. Sus dirigentes, que son conscientes de como este término afecta a la dinámica de las organizaciones, buscan profesionales capaces de identificar y gestionar sus propias emociones, así como las ajenas, mejorando la adaptación del equipo a situaciones inesperadas o estresantes.

Concepto de inteligencia emocional

A lo largo de la última década del siglo XX se fue desmitificando el concepto de inteligencia ligado únicamente a la lógica y el pensamiento matemático. Gracias a la Teoría de inteligencias Múltiples de Howard Gadner en 1993, se creó un debate entorno a las distintas posibilidades que representa el desarrollo cognitivo en cada persona, sentando un precedente sobre la inteligencia emocional tal y como actualmente la conocemos.

Es decir, que desde esta nueva perspectiva, los famosos test de coeficiente intelectual estandarizados no representan el potencial de una persona, ni su inteligencia global.

Daniel Goleman, psicólogo y periodista norteamericano, fue quién acuñó el término inteligencia emocional en su libro, que recibe el mismo nombre, en el año 1995. «La capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones» fue la definición que ofreció.

Si unimos las reflexiones de ambos pensadores, la inteligencia emocional es la capacidad que tiene un individuo para adaptarse e interactuar con el entorno a raíz de sus propias emociones. En definitiva, el desarrollo de esta inteligencia no implica solo regular las emociones, sino ser capaces de hacerlo de forma consciente, lo que se traduce en la necesidad de aprender ciertas habilidades prácticas conocidas como competencias emocionales.

5 competencias de la inteligencia emocional

Como apuntábamos anteriormente, trabajar en la inteligencia emocional supone el desarrollo de competencia emocionales intra e interpersonales:

  1. Conocimiento de las propias emociones – autoconciencia; la capacidad de reconocer en uno mismo un sentimiento en el instante en el que aparece. De esta capacidad se desprenden la conciencia emocional, la autovaloración y la autoconfianza.
  2. Capacidad para controlar las emociones; el autoconocimiento es una habilidad básica que nos permite controlar nuestros sentimientos y adecuarlos al momento. Por lo tanto, regula la manifestación de una emoción y modifica un estado de ánimo, así como su exteriorización, permitiendo demostrar autocontrol, confianza, integridad, adaptación e innovación.
  3. Capacidad de motivarse a sí mismo; el control de la vida emocional y la proposición de metas es esencial para mantener y focalizar la atención, la motivación y la creatividad. Vamos, que esta habilidad aumenta la competencia de una persona tanto a nivel personal, como en cuanto a la eficiencia dentro de la empresa.
  4. Reconocimiento de las emociones ajenas; lo que viene siendo la empatía. La capacidad para poder sintonizar con las señales sociales sutiles que indican lo que otra persona necesita o quiere de los demás. Si controlamos esta habilidad, será muy probable que el resto de personas de nuestro equipo o entorno privado nos vean como personas serviciales.
  5. Control de las relaciones; habilidad que permite que nos podamos relacionar de forma adecuada con las emociones ajenas. Tiene que ver con el liderazgo, la popularidad y la eficacia interpersonal, de la misma forma que es muy útil a la hora de ejecutar tareas propias del trabajo en equipo como la resolución de problemas, la persuasión, la negociación o la dirección.

Inteligencia emocional en el ámbito laboral

La preparación técnica y académica es crucial, sin embargo, ha dejado de ser un factor decisivo a la hora de realizar una contratación. Durante mucho tiempo, los mismos procesos en los que estaban basadas las pruebas de coeficiente intelectual se utilizaban para medir la excelencia a la hora de desarrollar las competencias propias de un puesto de trabajo. Actualmente, los empleados han dejado de ser currículums vitae andantes: los requisitos puramente académicos han cedido terreno ante aspectos emocionales imprescindibles para las empresa.

La inteligencia emocional es una competencia cada vez más valorada en las organizaciones, tanto es así que, numerosos estudios han demostrado que es una de las competencias fundamentales a la hora de alcanzar el éxito profesional. Por ejemplo, es un requisito sine qua non -indispensable- que los líderes posean una inteligencia emocional muy madura y desarrollada, de esta forma serán capaces de mantener a los grupo motivados y de establecer dinámicas de trabajo sanas.

Beneficios de aplicar la inteligencia emocional en la empresa

  1. Construcción de equipos de trabajo eficientes: saber reconocer las características, capacidades y puntos fuertes de cada uno de los miembros del equipo, permitirá que se establezcan relaciones complementarias entre ellos, sinergias positivas y un aumento de la productividad. Además, se genera un mejor ambiente de trabajo. Recuerda lo que dijo Einstein: «si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, pensará toda la vida que es un inútil».
  2. Resolución de conflictos: el trabajo en equipo genera muchas situaciones de presión e implica muchas horas de convivencia, por lo que es muy habitual que se acaben generando conflictos. Si el grupo es capaz de aplicar la inteligencia emocional, los problemas se podrán solucionar de una manera mucho más ágil, consiguiendo que todos los implicados se muevan en una misma dirección.
  3. Negociación: las relaciones a nivel empresarial implican negociaciones continua, tanto internas como externas. La inteligencia emocional ayuda a establecer puntos de unión con la persona con la que estás debatiendo y llegar a acuerdos de una manera mucho más rápida e imparcial.

No importa si hablamos de autónomos o de grandes empresas, de relaciones laborales o personales, en todas las casuísticas será imprescindible hacer uso de la inteligencia emocional y si estás pensando en desarrollar las competencias de las que has estado leyendo a lo largo de este post, es hora de que aprendas con nt:FOR.

Cursos para ocupados de la comunidad de Madrid relacionados con esta temática:

  1. Inteligencia emocional en la empresa y gestión de cualidades
  2. El álbum ilustrado, herramienta clave para la educación emocional y social
  3. Inteligencias múltiples