Impartir clases online

Cómo impartir clases online con éxito

19 de abril de 2021 — Tiempo de lectura: 6 minutos

La docencia no es una actividad sencilla e impartir clases online con éxito supone una nueva vuelta de tuerca a las dificultades que el profesorado se encuentra día a día de manera presencial. Ese éxito se mide en la asunción, interiorización y aprendizaje que nos transmite el alumnado a partir de nuestras enseñanzas y, en ello, el método educativo que utilizamos es muy importante.

Si dar clases de manera presencial puede resultar complicado, la pandemia ha demostrado que educar de manera virtual ha supuesto todo un reto. ¿Por qué? Porque intervienen una buena lista de factores, algunos controlables y otros muchos no, que es necesario tener en cuenta para que tu alumnado adquiera los conocimientos que pretendes transmitirles.

¿Eres docente en la época actual o pretendes serlo? ¿Impartes seminarios, jornadas de capacitación o charlas? Tanto si tu ámbito es la enseñanza reglada, como no reglada, trabajas en el ámbito público o privado o de manera particular, debes saber que ser considerado un buen profesor o profesora online no tiene secretos.

¿Qué necesitas para dar clases de manera virtual?

El e-learning lleva años entre nosotros, pero el confinamiento y los efectos de la pandemia la convirtieron en una alternativa imprescindible ante el vaciado de las aulas. Sorprendió a muchos con el pie cambiado: profesorado, alumnos, administraciones con competencias en educación y empresas.

La asistencia a las aulas se ha recuperado, pero se sigue viendo afectada por las cuarentenas. Además, la digitalización de las aulas va a continuar y a pasos agigantados. Como seguro que dominas los contenidos de las asignaturas o formaciones que impartes, ahora es necesario que ocurra lo mismo con las herramientas docentes o que apoyen tu docencia que lograrán que tus clases y contenidos generen interés y, ¡lo más importante!, que tus estudiantes aprendan de manera efectiva.


  1. Es obvio. Debes disponer de un PC de sobremesa o portátil, webcam, micro, auriculares y una buena conexión a internet. Con esto queremos decir un ADSL por cable o fibra, evitando utilizar las conexiones wifi de tu teléfono móvil o tablet porque, aunque es cierto que existen tarifas de datos ilimitadas, los cortes pueden ser más frecuentes y no garantiza una comunicación fluida con tu alumnado. Debemos evitar sumar más elementos que eviten contar con su atención y que la clase pierda fuerza.

  2. Tu formación como profesor/profesora en competencias digitales, herramientas y metodologías específicas para impartir clases online. Es fundamental prepararte para y en la modalidad virtual y qué mejor que hacerlo de primera mano a través de cursos online gratuitos específicos que te aportan nuevas técnicas, diseño de actividades, teletutorizaciones. Además, te servirán para entender cómo se enfrentan tus alumnos y alumnas al aprendizaje e-learning.

    Si trabajas en #Madrid, tanto si estás ocupado/a, en ERTE o eres autónomo/a, te recomendamos el curso Teleformación para docentes en el que puedes inscribirte desde ya.

  3. Planificar tus horas lectivas en esta nueva modalidad. Esto requiere de un trabajo previo importante ya que deberás adaptar tus contenidos, actividades y materiales docentes para impartir clases online. En esta planificación previa ten en cuenta no sólo los elementos con los que cuentas para abordar la formación, sino también aquellos con los que cuentan tus alumnos. Todos debéis utilizar las mismas plataformas y debes ayudarlos si tienen dudas en la instalación de programas alternativos que consideres necesarios para dar las clases online.

Algunas herramientas gratuitas para impartir clases online

Existen un buen número de herramientas gratuitas que te ayudarán en cada fase, te dejamos algunos ejemplos.

Videoconferencia: Zoom, Skype y Teams son las más conocidas y reconocidas. En el caso de Zoom existe una limitación de tiempo para su gratuidad pero al igual que Teams permite compartir documentos en pantalla. No se trata de herramientas específicas para profesores, así que deberás estudiar la que mejor se adapte a tu asignatura o clase.

Plataformas e-learning. Si trabajas en el sector público, puedes sacar provecho a las plataformas disponibles. Si no, plataformas como Google Class Room o Moodle, que es de código abierto, te resultarán fácil de usar.

Organización para impartir clases online: Google Calendar y Trello están entre las más utilizadas y son muy intuitivas.

Compartir archivos: Si son de gran tamaño los más utilizados son Google Drive, Dropbox o WeTransfer. Evidentemente, la herramienta de Google puede resultar más sencilla ya que ¿quién no tiene una cuenta de gmail?

Evaluación y dinamización: Socrative se utiliza para test y evaluaciones a través del móvil y ya sabemos la importancia de los smartphone en la vida actual. Mejor aprovecharlo en nuestro beneficio.

Evaluación de tus alumnos: Typeform te servirá para recoger encuestas u opiniones de tus alumnos y para poder seguir mejorando en la docencia en línea.

Ventajas de la docencia virtual

  • No es necesario salir de casa, lo que supone una mayor comodidad. Esto no quiere decir que no sea necesario arreglarte como si la clase fuese presencial. Deberás hacerlo y recomendárselo también a tus alumnos, es una forma más de activarse.
  • Un ahorro de tiempo y dinero en desplazamientos. Por lo tanto, será bueno para tu bolsillo y para el medio ambiente.
  • Tu actividad como docente será más sencilla de compaginar con otras y mejorarás tu conciliación personal.
  • Es cierto que una educación de calidad pasa por tener un número de alumnos adecuado, pero en este caso no tendrás que ponerte más límites que los que tú consideres.
  • A pesar de la ausencia de cercanía física, es cierto que las múltiples herramientas enriquecen la comunicación.
  • El mundo digital nos ofrece la posibilidad de medirlo todo, lo que nos permite optimizar metodologías y tiempos. Además, nos obliga a estar al día en nuevas aplicaciones de las que podremos disponer para que resulte más sencillo y cómodo a profesorado y alumnado.

Inconvenientes de impartir clases online

  • Cómo mantener la atención de tu alumnado.
  • Elegir un lugar que resulte cómodo para nuestros estudiantes a nivel visual cuyos colores, decoración y situación les obligue a prestar atención.
  • A merced de problemas técnicos que puedan surgir y que, en ocasiones y en la medida de nuestras posibilidades, deberemos ayudar a solventar, sobre todo, para no perder el ritmo de clases.
  • Conocimientos tecnológicos nuevos, digitales y actualizados, lo que a su vez supone un pequeño esfuerzo por nuestra parte.
  • No desconectamos con facilidad de nuestro ambiente de trabajo, ya que posiblemente trabajemos desde casa, y tendremos que ser más constantes. Además, seguro que pasaremos más tiempo del que nos gustaría sentados. Sin embargo, si nos planificamos bien el tiempo y las actividades, seguro que resulta más satisfactorio para profesores y alumnos.

¿Todavía te lo estás pensando? Es importante estar ‘en línea’ con tus alumnos y con la transformación digital que nos rodea. Fórmate y amplía tus conocimientos en teleformación.